• April 21, 2024, 10:52 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Denuncias de magnicidio contra Maduro casi alcanzan a las de su antecesor Chávez

Denuncias de magnicidio contra Maduro casi alcanzan a las de su antecesor Chávez

Denuncias de magnicidio contra Maduro casi alcanzan a las de su antecesor Chávez

Denuncias de magnicidio contra Maduro casi alcanzan a las de su antecesor Chávez


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

Al día de hoy, son 34 atentados de magnicidio que lleva contabilizado el régimen contra Nicolás Maduro, quien aún no llega a las 63 denuncias que hizo su antecesor, Hugo Chávez, en 14 años de gestión.

El número de personas detenidas es indefinido, debido a la imprecisión de los datos oficiales. Según el Foro Penal, los presos políticos alcanzan los 270, pero sacando los presentados en el fraudulento escándalo de Pdvsa-Cripto en este caso podrían ubicarse unas 55 personas, porque el mismo fiscal impuesto por la Constituyente 2017 Williams Tarek Saab lo llegó a relacionar con planes conspirativos contra el dictador.

Entre los más sonados el intento de magnicidio con drones del 4 de agosto de 2018, y el más reciente es el que ha denominado "Brazalete blanco", por el que detuvieron a la activista de DDHH Rocío San Miguel y en el que también implicaron a nuestro director del canal Hasta que caiga la Tiranía, Norbey Marín, además de la periodista Sebastiana Bárraez, la abogada Tamara Suju, entre otros.

El 2013, es el año con más denuncias de magnicidios. Comenzó el 23 de enero, el mismo Día de la Democracia. Ese día, Maduro reveló que desde hacía una semana venian haciendo seguimiento a "grupos que se habían infiltrado en el país, y que le llegaban información de que había que salir del tenientico (Diosdado Cabello) y del autobusero". Pero, no se precisó más detalles.

Siempre quedan en el aire los supuestos "fallidos" intentos de magnicidios. Al contrario de otros países, donde por lo menos en algún momento hieren al presidente o hasta han llegado a asesinar a candidatos en plenas campañas.

En esta época de dictadura, nada de eso ha pasado. Se quedan en discursos las denuncias, pero si se dan detenciones, incautaciones de armas y toda una serie de reportes dignos de una película de contraataque en que las víctimas nunca resultan afectadas ni en rasguño.

El mundo al revés. Al cumplir tres años usurpando el poder, en enero 2015 Nicolás Maduro hizo públicas siete denuncias sobre magnicidios. Justo, también era 23 de enero. Una fecha muy propicia para recordar un año del logro de la democracia, puesta en tela de juicio hasta por mandatarios que eran aliados de Chávez.

En esa ocasión, atribuyó el intento de magnicidio a grupo terrorista ultraderecha financiado por el narcotráfico colombiano que tenían planes de asesinarlo, aseguró en una cadena de radio y televisión, ahora todos oficiales.

Pero, no era la primera vez. Apenas a los 14 días de juramentado, hizo la primera alerta de un atentado en su contra. Sin embargo, ya como vicepresidente Maduro alertaba sobre planes conspirativos contra su integridad, en tres oportunidades. ¿Por qué esa sensación de paranoide?

Desde un principio, advertía sobre la contratación de sicarios que ejecutarían planes criminales, la gestación de golpes de Estado y hasta intentos de envenenamiento o "inducción" de enfermedades.

En marzo de 2014, en un acto de las Fuerzas Armada Bolivariana, llegó a decir: "Yo no voy a decir que mi vida no vale nada, claro que vale, pero si algún día ellos ejecutarán ese plan, nuestro plan bolivariano debe continuar en las calles haciendo revolución y se podría provocar una guerra civil".

A 10 años de aquella declaración, ha corrido una serie de eventos que en otros países quizás estuvieran "ardiendo troya", pero no el pueblo venezolano ha madurado y está deseoso de un cambio político por la vía pacífica; por la vía electoral. Las encuestas son reflejos de ese sentir.