• July 13, 2024, 11:59 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Simonovis denuncia a presidente de Federación Venezolana de Fútbol en fraude multimillonario contra PDVSA

Simonovis denuncia a presidente de Federación Venezolana de Fútbol en fraude multimillonario contra PDVSA

Simonovis denuncia a presidente de Federación Venezolana de Fútbol en fraude multimillonario contra PDVSA

Simonovis denuncia a presidente de Federación Venezolana de Fútbol en fraude multimillonario contra PDVSA


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

Jorge Giménez, es un empresario vinculado al "chavismo", presidente de la Federación Venezolana de Fútbol; pero tiene una variante: conocido en el mundo petrolero como "Jorgito" o como el "nuevo Alex Saab", al ser señalado de pretender monopolizar todos los negocios a su favor, amén de estar usando sus empresas para "esconder la riqueza de funcionarios corruptos del madurismo", reseña el portal español La Razón.

Y sobre este mismo personaje, Iván Simonovis, investigador criminal desde la extinta Policía Técnica Judicial y recordado director de la Policía Metropolitana, desde el exilio, denunció por la red X "es uno de los prolijos delincuentes del madurismo, quien con una deuda con Pdvsa por 1.200 millones de dólares, está listo para cerrar otra fraudulenta operación con un millón de barriles de crudo Blend 16, valorado en 63 millones de dólares".

La empresa fachada, según Simonovis, es Shandong Mingshuo Energy Trading y el buque que transportará la carga es M/T Balsa.

Giménez Ochoa se trataría de un "gestor" de recursos financieros para una red de personas del régimen, cuyas empresas se relacionan con los recursos del Estado en una enmarañada trama muy difícil de detectar para las autoridades españolas y europeas.

Y ya diversos medios venezolanos han publicado reseñas sobre estas "prácticas ilegales", con las que se ha convertido en el deudor más grande de Petróleos de Venezuela con facturas impagadas por más de 1.200 millones de dólares a través de las compañías Panglboal Energy SMC LTD y Ripple Oil Trading LTD.

Una trama que señalan muy similar a la empleada por Alex Saab, Giménez Ochoa tiene dos rutas principales de negocios: el petrolero y la importación de alimentos con sobreprecios a Venezuela.

De esta manera, cita La Razón, las operaciones petroleras buscarían que los cargamentos serán "compensados" por la importación de alimentos: "operaciones opacas donde millones de euros en petróleo se intercambian por alimentos bajo la firma y autorización de un funcionario y siempre a puerta cerrada". Las concesiones dadas a Giménez Ochoa son directas, sin competencia.

Debido a que posee también nacionalidad española, Giménez Ochoa podría ser investigado y juzgado por la Fiscalía de España por estos supuestos delitos, sacados a la luz por la prensa venezolana y de otras naciones.

Pero, no solo la enorme deuda que tiene con Pdvsa, es denunciada; sino la gran fortuna que acumula y ostenta, exhibiendo a menudo un reloj valorado en 75 mil euros o viajando en su avión privado, refiere La Razón.

Y no menos polémica ha sido su labor como presidente de la Federación Venezolana de Futbol (FVF), signada por escándalos de corrupción. Cabe destacar, que el padre de Giménez Ochoa, Fenelón Giménez González ya posee una orden de captura por la fiscalía venezolana entre 2018 y 2020 por su supuesta relación en el caso de una presunta estafa de la empresa ABA Mercado de Capitales, en 2010, al ser uno de sus directivos. Empresa que habría estafado 50 millones de dólares a unas 300 personas.

De acuerdo con estas investigaciones, entre febrero de 2020 y enero 2023, la trama Pdvsa-Cripto habría estafado a la estatal petrolera unos 21 mil millones de dólares, la mayoría de los cuales no han sido ubicados por las autoridades. Las caras visibles de este escándalo fueron el ministro Tareck El Aissami, cuyo paradero es un misterio, pero de quien se dice y se especula que podría estar bajo arresto en el Fuerte Tiuna o hasta fuera del país, y el coronel Pérez Suárez, detenido en el Sebin.

En esta operación, que centró la atención mediática, también habrían sido detenidas medio centenar de personas que tampoco ahora se nombran. Sin embargo, Jorge Giménez Ochoa no ha sido castigado por las autoridades. De hecho, seguiría haciendo negocios con Pdvsa.

Luego de estas llamativas "operaciones del régimen", el excomisario Iván Simonovis, lo señaló de estar investigado en un caso de corrupción por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

En mayo de este año, el portal La Patilla, publicó que Giménez Ochoa era el controlante de la empresa Panglobal Energy SMC LTD, registrada en Uganda, con deudas por más de 600 millones de dólares.

A la fecha de hoy, las empresas vinculadas con Jorge Giménez tendrían deudas impagadas con PDVSA y con la nación por 1.257 millones de dólares. "El total de barriles que fueron extraídos de Pdva y no cancelados son 22 millones de diferentes tipos de crudo", reporta La Razón.

A mediados de octubre, la OFAC flexibilizó las sanciones impuestas sobre Pdvsa, lo cual le permitirá, además, demandar a sus deudores y cobrar en bancos las deudas sin ningún tipo de riesgo de sanciones.

Luego de esta medida, el régimen de Venezuela mantiene una batalla legal titánica para recuperar 1.300 millones de dólares que Pdvsa tiene congelados en Novo Banco en Portugal. Pero, las deudas de Pdvsa con Giménez Ochoa, de una cifra similar, no han sido reclamadas.

Tanto la Fiscalía General chavista y Pdvsa mantienen un silencio procesal y administrativo sobre este caso. El modus operandi de esta trama es trabajar con empresas como PanGlobal Energy SMC, registrada en Uganda, tomar financiamiento de Pdvsa por 600 millones de dólares y luego no cancelarlos. Posteriormente, constituyen una empresa nueva como Kyosan-FZCO y vuelven a pedir créditos, los cuales constarían en Pdvsa como "no pagados".

Las investigaciones precisan que el 3 de octubre de este 2023, Giménez Ochoa obtuvo un contrato adicional por 6 millones de barriles de crudo, a través de una empresa china con el nombre de "Hong Xing Energy Limited".

Esta modalidad, consiste en mostrar una cara corporativa diferente, aprovechando el relanzamiento de las relaciones entre Venezuela y China.

Por cierto, la semana pasada el diputado de la Asamblea Nacional chavista, Jesús Faría, recordó el caso de El Aissami. El "zar petrolero" relacionado también como el enlace con Irán renunció en marzo en medio de tan controvertido y confuso escándalo de corrupción Pdvsa-Cripto.