• June 17, 2024, 6:53 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Presidente de Conindustria: “la economía está sensible y aún seguimos al pie del cañón”

Presidente de Conindustria: “la economía está sensible y aún seguimos al pie del cañón”

Presidente de Conindustria: “la economía está sensible y aún seguimos al pie del cañón”

Presidente de Conindustria: “la economía está sensible y aún seguimos al pie del cañón”


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

En apenas cuatro puntos aumentó la producción industrial venezolana, en el último trimestre de este año; aun así pudo hacer sus ajustes en cuanto a sueldos y salarios a los trabajadores de este sector, por lo que comparando con el resto del país, si en la medida que al Estado le entran mayores recaudaciones, es mucho lo que se puede hacer por los venezolanos, y Venezuela vaya a un crecimiento sostenido, reflexionó Luigi Pisella, presidente de Conindustria al presentar los resultados de la última encuesta de “Coyuntura Industrial”.

Sin embargo, expresó el líder gremial que hay diversos factores que impactan en que la industria no termine de levantarse, como las altas tasas impositivas (65%); el entorno macroeconómico (48%); las importaciones (85%); falta de financiamiento (68%) y en 47 por ciento está el comercio ilícito.

Y a pesar de estos indicadores, manifestó Pisella el sector industrial se mantiene “al pie del cañón”, porque de acuerdo a la encuesta, hay quienes tienen confianza de que esta situación mejorará (18 por ciento). Aunque pareciera una cifra baja, es significativa dijo el representante de Conindustria, tomando en cuenta las circunstancias en que trabaja este sector, en que la inflación juega un factor importante. Además, que aunque han recibido mayores créditos, ha sido producto de sus propios financiamientos, es decir, el 48 por ciento se "autofinancia".

Recordó que se han reunido con el gobierno nacional para frenar las actividades del contrabando a través de un Estado Mayor, por cuanto aclaró que el comercio ilícito es el que entra por los puertos, pero que no cumplen con las medidas sanitarias o de regulaciones del país, y entran en competencia desleal con la producción nacional.

También, aclaró, para que haya crecimiento no es solo incrementar los sueldos o incrementar la producción, sino atraer las inversiones; por lo que dijo que son positivos con que vengan inversores extranjeros, como han venido haciendo los colombianos o de cualquier otra parte del mundo, con los que se pueden hacer inversiones estratégicas.

Pero, un dato importante y conmovedor de cómo viene haciendo los industriales de "tripas corazones" con lo que tienen: 68 por ciento contestó que ve la situación "peor" de hace un año.



Y otro más revelador: a la pregunta "Está de acuerdo con flexibilización de las sanciones financieras a instituciones del estado venezolano producto del acuerdo de Barbados, por los efectos negativos que generan en las empresas privadas, el 98% dijo que sí.

El reto está en atraer a los inversionistas

El reto está en que el Estado le facilite al sector industrial producir, porque no es solo quienes producen los que se benefician, sino los ciudadanos en general; y esto debe partir en generar mayores incentivos fiscales, porque es lo que atrae a los inversionistas.

Otro dato importante, que refleja la encuesta es que el sector de la pequeña industria es el que registra mayor crecimiento en un 29 por ciento; la mediana un 11,5% y las grandes industrias apenas 0,7 por ciento, que es la que genera mayores empleos.

Pisella se mostró optimista, porque en medio de las adversidades, la industria venezolana se muestra competitiva, cuando el 45 por ciento de lo que se consume son productos importados, los cuales presentan un 72 por ciento de aumento en sus precios; “somos competitivos y podemos serlo aún más, pero si no existieran tantos trámites en el Seniat, impuestos como a las grandes transacciones y otros tributos que no existen en otras naciones, y esto nos pone en desigualdad”.

Dijo que este contexto es algo complejo de explicar y entender. El caso es que las importaciones no dejan valor agregado en la economía nacional, y no es que estén en contra, sino que no genera incentivos en la industria venezolana; todo lo contrario, va en detrimento.

También vio como positivo el ligero aumento en la cartera crediticia, pero explicó que en Venezuela las tasas de interés para este sector ronda entre el 20/25%, cuando en otras partes del mundo es apenas del 5 por ciento. Es decir, el sector industrial venezolano lo tiene duro en comparación con otras naciones, aparte de la vertiginosa actividad del contrabando, que hace mella en la producción nacional, cuando está en el 64 por ciento de capacidad ociosa.

El sector alimento es que se mantiene con mayor crecimiento en 34 por ciento, y el farmacéutico que venía registrando cierto tuvo una baja importante. “La economía está sensible ante cualquier evento la afecta”.

De acuerdo a la explicación del líder industrial, cuando el Estado percibe grandes recaudaciones, debe bajar la inflación, pero en Venezuela esto no ocurre, mientras se mantiene el gasto público. Recomendó que se recoja en la mayor cantidad posible las divisas en el país, que “están en los colchones y no en el aparato productivo del país”.

Espera que con la vigencia de la Ley de Armonización Tributaria estas desigualdades se aminoren. Y a un mes de la “flexibilización” de las sanciones, dijo que los resultados se verán en el primer trimestre del 2024, augurando que las expectativas son positivas, pero recomienda que el “modelo Chevron” debe ir hacia otros sectores, no solo en la parte petrolera.

Algunos resultados de la encuesta “Cobertura Industrial” del III trimestre 2023