• June 17, 2024, 7:44 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

¿Las superpotencias reparan tensiones?

¿Las superpotencias reparan tensiones?

¿Las superpotencias reparan tensiones?

¿Las superpotencias reparan tensiones?


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

Los presidentes Joe Biden y Xi Jinping salieron de su primera reunión en un año con la esperanza de que una serie de pequeñas victorias pudiera frenar las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, las cuales han preocupado las naciones vecinas y amenazado el crecimiento económico mundial.

Las expectativas eran bajas debido a las profundas diferencias sobre comercio, Taiwán y derechos humanos, e incluso los modestos logros de la cumbre fueron difíciles de conseguir.

Entre ellos, los acuerdos para hacerle frente al boom del fentanilo y restablecer las comunicaciones militares cortadas tras la visita a Taiwán, en 2022, de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi.

En una señal de que queda mucho por hacer, no hubo indicios de avances en asuntos de mayor calado como las restricciones estadounidenses a la exportación de microchips, los aranceles o las tensiones en el mar de China Meridional.

Xi no consiguió lo que necesita: acuerdos que ayuden a impulsar la economía, la cual sigue luchando por salir a flote luego de la pandemia del Covid-19.

El líder chino habló con directores ejecutivos estadounidenses, y asistió a una cena con Tim Cook de Apple Inc. y Larry Fink de BlackRock, en un esfuerzo de buscar capital extranjero.

"¿Mejorará esta reunión la relación?". No es la respuesta. Pero ese no es el objetivo: el objetivo es enmarcar y contener los riesgos a la baja", señaló Kurt Tong, antiguo diplomático estadounidense de alto rango en Asia y actual socio director de Asia Group. Califica "pequeños" los resultados de los logros.

La reunión a las afueras de San Francisco fue la culminación de una intensa diplomacia para salvar una relación rota casi por completa por las disputas comerciales, la invasión rusa de Ucrania y el supuesto globo espía chino que sobrevoló territorio estadounidense en enero.

Sin embargo, también se vio empañada por una respuesta que Biden dio a una periodista. No pudo resistirse si seguía pensando que Xi era un dictador.

"Bueno, verá, lo es", dijo Biden mientras abandonaba el escenario. "Quiero decir, es un dictador en el sentido de que es un tipo que dirige una nación que es comunista basado en un sistema de gobierno totalmente diferente a la nuestra".

Comentario que puso de manifiesto cómo la presión interna en EEUU sigue pensando en la relación. Las elecciones de 2024 y las críticas de los republicanos, que le acusan de ser demasiado débil frente a China y de permitir que Xi se aproveche de él; cuestiones que penden sobre el presidente norteamericano.

Líderes republicanos atacan a la administración Biden por no haber logrado nada sustancial con la diplomacia en curso, y las encuestas muestran un récord de estadounidenses que ven el desarrollo de China como "una amenaza crítica" para los intereses vitales de Estados Unidos.

El expresidente Donald Trump, quien se perfila como el supuesto candidato republicano para 2024, ha enfurecido a Biden al ponerlo como demasiado viejo y engañado por Xi. "Es como una pieza de acero, fuerte e inteligente", expresó Trump de Xi. "No hay nadie en Hollywood que pueda interpretar ese papel".

La persistente tensión entre Estados Unidos y China solo ha servido para poner de relieve las divisiones entre ambas partes, incluso cuando intentan inyectar estabilidad a su rivalidad. Puso de relieve cómo China lo logró uno de sus fines: alejar las relaciones entre EEUU y China del contexto competitivo que Biden sigue usando.

Con información Bloomerg en Línea