• April 21, 2024, 12:02 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

De cómo grandes bancos de EEUU salvaron al pequeùo financiero First Republic Bank

De cómo grandes bancos de EEUU salvaron al pequeùo financiero First Republic Bank

De cómo grandes bancos de EEUU salvaron al pequeùo financiero First Republic Bank

De cómo grandes bancos de EEUU salvaron al pequeùo financiero First Republic Bank


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

El First Republic Bank había recién quebrado. Y en una operación de “rescate privado” pudo ser salva. Digno de copiar. Un total de 11 grandes bancos de Estados Unidos, liderados por JP Morgan, decidieron unir esfuerzos y auxiliaron al 14º mayor banco del país por activos.

Con sede en San Francisco, el First Republic es la entidad que mås se parece al caído Silicon Valley Bank (SVB) por tamaùo y localización geogråfica. La operación se llevó a cabo con el auspicio de las autoridades, en que colocaron unos 30.000 millones de dólares en depósitos (algo mås de 28.000 millones de euros al cambio actual).

“Hoy, 11 bancos anunciaron depósitos por valor de 30.000 millones de dólares en First Republic Bank. Una muestra de apoyo por parte de un grupo de grandes bancos es muy bienvenida y demuestra la resistencia del sistema bancario”, informaron el Departamento del Tesoro, la Reserva Federal, el fondo de garantía de depósitos (FDIC) y la intervención general (OCC) en un comunicado conjunto.

Este jueves, estas entidades se dedican a coordinarse entre sí para distribuirse sus acciones de rescate dependiendo de sus alcances en la red financiera: JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo aportarån 5.000 millones de dólares cada uno.

Por su parte, Morgan Stanley y Goldman Sachs pondrån otros 2.500 millones. Los restantes 5.000 millones se los reparten otras entidades mås pequeùas: PNC Financial Services, Bank of New York Mellon, Truist Financial, State Street y US Bancorp, 1.000 millones de dólares cada una.

El rescate privado supone un alivio para la secretaria del tesoro, Janet Yellen, que este jueves declaraba ante una comisión del Senado que “el sistema bancario sigue siendo sólido”. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha comprometido a que los contribuyentes no sufran pérdidas con los rescates financieros, como ocurrió con la ayuda a algunas entidades en la crisis financiera de 2008.

Este martes, First Republic pudo recuperar una parte del terreno perdido el lunes. De un día para otro. Pero, el castigo se agudizó este jueves, cuando su cotización marcó nuevos mínimos a raíz de que las agencias SyP y Fitch redujeron su calificación de solvencia por el temor a una fuga de depósitos como la que provocó la crisis de liquidez y la caída de su vecino SVB, con sede en Santa Clara, en pleno valle, a las afueras de San Francisco.

Es lo que hacen en países desarrollados: discuten diversas fórmulas, desde una ampliación de capital a la compra de la entidad, pero a la final se impone la idea de que cada uno de los grandes bancos haga un depósito multimillonario con el que frenar una crisis de liquidez.

La Reserva Federal aprobó un tipo de prÊstamo ventajoso para facilitar liquidez a las entidades con problemas y prevenir una fuga de depósitos, el tipo de activos que tiene First Republic no le permitía acceder a un colchón suficiente.

First Republic Bank trabaja con JP Morgan para tratar de superar su revés. El domingo, el mismo día en que también Signature Bank resultó intervenido por los reguladores, el banco de San Francisco dijo que había “mejorado y diversificado aún más su posición financiera”.

Se asegura liquidez adicional de la Reserva Federal y JP Morgan, en un comunicado, en que se dejaba claro que entre la disponible y no utilizada para financiar operaciones supera los 70.000 millones de dólares.

First Republic se especializa en banca privada, vista como una entidad de gestión de patrimonios con unos 271.000 millones de dólares en activos.

Y en los últimos días, hace esfuerzos por diferenciarse de Silicon Valley Bank. A diferencia de este, que contaba con startups y empresas de capital riesgo entre sus mayores clientes, First Republic afirma que ningún sector representa mås del 9% del total de depósitos empresariales.

Pero su localización, tamaùo, fuerte crecimiento y alto volumen de depósitos no garantizados son paralelismos que los inversores toman en cuenta.

Como en el caso de Silicon Valley Bank, directivos de First Republic vendieron acciones por importe de cerca de 12 millones de dólares en los meses previos al desplome bursåtil de la entidad.

El presidente de esta entidad, James Herbert, se deshizo de títulos por importe de unos 4,5 millones, según TWSJ. Una porción pequeùa significativa de su participación y Herbert lo alterna con compras y ventas, según formularios publicados por el banco en su pågina web.

En el conjunto del sector financiero estadounidense, Moody’s presenta un desmejoramiento de su solvencia, lo cual pone en vigilancia a media docena de entidades, que aún incluye el First Republic Bank.

Con información El País