• May 24, 2024, 1:08 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Del comodín de las sanciones a los crímenes de lesa humanidad

Del comodín de las sanciones a los crímenes de lesa humanidad

Del comodín de las sanciones a los crímenes de lesa humanidad

Del comodín de las sanciones a los crímenes de lesa humanidad


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

Desde la vocería bolivariana se lanzan improperios contra el imperialismo yanqui y su salvaje capitalismo neoliberal. Posición que se profundizó en 2017. Estados Unidos era el principal socio comercial, por encima de Rusia y China, que solo aventajaban a los estadounidenses en la superioridad del monto de la deuda que Nicolás Maduro y Hugo Chávez contrajeron con estas naciones.

Pero pese a los ingentes recursos obtenidos con los altos precios petroleros, la deuda externa total de Venezuela ascendía a 141.000 millones de dólares. Debía 27.000 millones de dólares a la banca privada internacional, 28.000 millones de dólares a organismos multilaterales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y 6.000 millones de dólares a Estados Unidos.

El resto eran compromisos adquiridos con China y Rusia. Acuerdos de préstamo y financiamiento que Venezuela pagaba con petróleo y oro. No había sanciones flotantes ni prohibiciones, reseña El Nacional.

Luego, Rusia le proporcionó al régimen de Maduro, entre 2014-2017, unos 10 mil millones de dólares en asistencia financiera. En 2016, la petrolera rusa Rosneft adquirió a través del descuento de 1.500 millones de dólares de la deuda con Moscú– 49,9% de Citgo, la filial petrolera de Pdvsa en Estados Unidos.

Un enroque estratégico con impacto geopolítico. Al hacerse con la totalidad de las acciones, entraba a competir en el mercado estadounidense, no solo como proveedor.

A finales de julio de 2017, el Departamento del Tesoro incluyó a Nicolás Maduro en la Oficina de Control de Activos Extranjero. Días previos había sido elegida la segunda Asamblea Nacional Constituyente en menos de dos décadas.

El PSUV la ofertaba como una asamblea obrera, pero se trataba de anular la Asamblea Nacional elegida en 2015, de la cual la oposición era mayoría pese a manipulaciones e intervenciones de Tribunal Supremo de Justicia y su Sala Electoral.

Las sanciones ordenadas por la Casa Blanca estaban dirigidas a Nicolás Maduro y a otros 16 funcionarios, no al Estado venezolano ni a Venezuela. Se les sancionaba por su intención de destruir el orden constitucional y democrático a través de una írrita Asamblea Constituyente. Donald Trump había dicho que Estados Unidos “no ignorará los esfuerzos del régimen de Maduro por socavar la democracia, la libertad y el imperio de la ley y estará al lado del pueblo venezolano en su búsqueda de restaurar una democracia plena y próspera”.

Y se les retiró la visa a 13 altos funcionarios o socios del régimen castrochavista; les congeló los activos en Estados Unidos y prohibió a los estadounidenses hacer negocios con ellos. No dictó un bloqueo de puertos ni la congelación de las cuentas de la República.



Los siete funcionarios sancionados por Obama

*Gustavo González López, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y presidente del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (CESPPA).

*Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, director de la Policía Nacional Bolivariana.

*Manuel Gregorio Bernal Martínez, jefe de la 31 Brigada Blindada de Caracas y director del SEBIN (enero/febrero 2014). Bernal Martínez fue destituido por Maduro después de las muertes en las protestas del 12F de Venezuela en las que participaron agentes del Sebin.

*Antonio Benavides Torres, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Central de las Fuerzas Armadas.

*Katherine Nayarith Haringhton Padrón, la única mujer y única no militar. Como fiscal del Ministerio Público acusó a María Corina Machado y a Antonio Ledezma Díaz de los delitos de conspiración en relación con supuestos planes de asesinato y golpes de Estado.

*Justo José Noguera Pietri, comandante general de la GN durante las protestas del 12 de febrero de 2014. Responsable del esclarecer la muerte de Geraldine Moreno, asesinada por un guardia nacional que le disparó una carga de perdigones en el rostro cuando protestaba en Valencia.

*Miguel Alcides Vivas Landino, inspector general de las Fuerzas Armadas y excomandante de la Región Estratégica de Defensa Integral de los Andes.

Leer trabajo completo: http://bitly.ws/Fhcw