• October 3, 2023, 2:26 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

¿Qué tan peligrosa la alianza entre Putín y Kim Jong Un?

¿Qué tan peligrosa la alianza entre Putín y Kim Jong Un?

¿Qué tan peligrosa la alianza entre Putín y Kim Jong Un?

¿Qué tan peligrosa la alianza entre Putín y Kim Jong Un?


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

La reunión entre los dos dictadores Kim Jong Un, de Corea del Norte y Vladimir Putin, de Rusia, rememora los encuentros de la Guerra Fría. Ahora, la denominan la “lucha sagrada” contra el imperialismo occidental.

Ambos hombres son retrógrados. Kim es nieto de un tirano impuesto a Corea del Norte por Stalin. Putin se muestra nostálgico del pasado imperial de Rusia, rememora un reportaje de Infobae.

Pero, la amenaza que representan hoy es clara y actual: una alianza entre ellos podría alterar el curso de la guerra en Ucrania al proporcionar a Rusia un nuevo suministro de armas. También podría desencadenar una carrera de armamento nuclear en Asia.

Una versión extrema de lo que Rusia se está convirtiendo bajo el mandato de Putin es lo que proyecta Corea del Norte: una sociedad militarizada, aislada de Occidente, dirigida por un déspota despreocupado por la vida humana.

A pesar de su pobreza y aislamiento, de repente tiene algo que Rusia necesita con urgencia: más proyectiles de artillería.

Se calcula que Rusia disparó más de 10 millones de proyectiles el año pasado y, al igual que Ucrania, se está quedando sin ellos. Corea del Norte, con sus fuerzas armadas de estilo soviético, tiene millones almacenados y la primitiva fuerza industrial para fabricar más.

La tasa de fallos de sus proyectiles es alta: en una andanada dirigida a Corea del Sur en 2010, el 20% no detonó. Pero para Rusia es mucho mejor que nada. Y Corea del Norte podría ofrecer otras armas, como cohetes u obuses.

Sobre los acuerdos que pudieran llegar en cuanto a municiones, se avizora un momento delicado de la contraofensiva ucraniana, cuya lentitud ha suscitado nuevas dudas sobre sus tácticas y la determinación de Occidente.

Por lo pronto, Ucrania se equipara con Rusia en la guerra de artillería, y ambos bandos se enfrentan a restricciones en los suministros.

Y en caso de que Putin recibiera fuerza de municiones, podría inmovilizar a las fuerzas ucranianas con mayor eficacia, frenando aún más sus avances e incrementándose la escala de desgaste en los próximos meses de invierno.

Pero, Corea del Norte quiere más. En la década de 2000, Rusia firmó el régimen internacional de sanciones impuesto a Corea del Norte por su programa ilegal de armas nucleares.

Ahora, el lugar de la reunión de esta semana -el puerto espacial del cosmódromo de Vostochny- dio una pista no demasiado sutil de lo que podría venir a continuación. Es posible que Kim pida acceso a la tecnología rusa de misiles, que podría mejorar el alcance, la fiabilidad y la flexibilidad del sistema de lanzamiento de armas nucleares de Corea del Norte.

También podría estar interesado en los secretos de los satélites y submarinos rusos.

Así que, aunque el efecto inmediato de cualquier acuerdo podría hacer la vida más difícil a los soldados ucranianos, como alterar en última instancia el equilibrio nuclear en Asia.

El régimen norcoreano es tan errático como maligno: amenaza con incinerar Corea del Sur y lanzó misiles balísticos de corto alcance justo antes de la cumbre Kim-Putin.

También a otras naciones les preocupa que sus capacidades militares estén mejorando, y podrían responder aumentando sus propios arsenales. Una dinastía Kim capaz de lanzar misiles a voluntad desde submarinos aterrorizaría a sus vecinos.

Consejos sobre Corea

¿Qué hacer? Un factor impredecible es China, que ejerce cierta influencia sobre ambas dictaduras. No tiene problemas con una guerra prolongada y sangrienta al estilo del siglo XX en Ucrania, que espera divida a Europa y América, pero dice desconfiar de la proliferación nuclear.

Estas alianzas cruentas entre Rusia y Corea del Norte pondrían a prueba esta afirmación. Para Occidente, nuevas sanciones a Rusia o Corea del Norte tendrían poco efecto.

Para ello, debe aumentar el suministro de municiones a Ucrania para ayudarla a defenderse de Rusia. También debe hacer público lo que sabe sobre los acuerdos armamentísticos entre Moscú y Pyongyang, y reafirmar que el paraguas nuclear estadounidense protege a sus aliados en Asia.

Con información Infobae