• June 17, 2024, 6:47 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Tomás Guanipa: régimen madurista sin argumentos para sacar a Edmundo González

Tomás Guanipa: régimen madurista sin argumentos para sacar a Edmundo González

Tomás Guanipa: régimen madurista sin argumentos para sacar a Edmundo González

Tomás Guanipa: régimen madurista sin argumentos para sacar a Edmundo González


Desde la Redacción Hasta que caiga la Tiranía

El régimen de Nicolás Maduro no tiene argumentos para sacar a Edmundo González Urrutia de la carrera presidencial, advierte el dirigente opositor zuliano Juan Pablo Guanipa, ante las amenazas de que podrían inhabilitar la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática o al exembajador, e incluso declarar la campaña opositora como fraudulenta, en entrevista con El Nacional.

Voceros oficialistas han demostrado interés en que González, a quien tratan de caricaturizar y de minimizar su impacto en la población que anhela salir del chavismo, en sacar del “tablero” en las elecciones presidenciales del domingo 28 de julio.

¿El motivo? Justifican que la campaña ha sido fraudulenta al comprobar que María Corina Machado, resultó ganadora en las primarias con 93% de los votos, pese a que en el madurismo la vocería ha recaído en Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez más que en el propio Maduro.

Guanipa planteó que Maduro “ya asume” a González como su contrincante y que además se ha destinado una “campaña gigantesca y costosa” en contra del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática.

De allí, que el excandidato a la Alcaldía de Caracas cree que no habría una acción contra la candidatura del exembajador, aunque reconoce que el oficialismo “es capaz de cualquier cosa”.

"Nosotros vamos a ganar esta elección con Edmundo González. No nos toca ser profetas del desastre, sino ser transmisores de la esperanza y la ilusión de un pueblo que quiere un cambio y que está bien preparado para participar, votar y defender el voto para contabilizar y demostrar el triunfo que vamos a tener", señaló.

Transcribimos parte de la entrevista:

Edmundo González dijo que contabilizan 27.000 comanditos, quiere decir que 270.000 están dispuestos a defender el voto el 28 de julio. Cuando solo quedan semanas para las presidenciales, ¿se podrá llegar a la meta de 600.000 voluntarios?

-La verdad es que, en los últimos días, el número de testigos, miembros de mesas y otras personas que tendrán responsabilidades en los centros de votación aumenta de manera impactante. Es natural que así sea, además por la cercanía del proceso electoral, pero también porque ha habido un despliegue no solo de la militancia de los partidos, también de los venezolanos que han querido incorporarse a esta campaña donde la pedagogía electoral es crucial:

“Explicar cómo se vota, cómo se puede defender el voto y sumar voluntades. Por lo tanto, tengo plena certeza de que el esfuerzo que se está haciendo y el trabajo unitario que se ha logrado sin precedentes, en términos de unidad y suma de factores, permitirá que estemos presentes en todas las mesas de votación y que podamos tener las actas. Este es el trabajo más importante en estos momentos frente a las tropelías que el régimen pretenda imponer, el hecho de que tengamos todas las actas electorales nos permitirá defender un triunfo que se ve cada vez más cerca.

Otra de las preguntas incesante, es relativa a una de las principales preocupaciones de los venezolanos a sabiendas de que se enfrentan a un régimen totalitario, ante la posibilidad de un cambio. ¿Cómo generan la confianza de que la transición sí puede ocurrir?

-Es un deseo de cambio homogéneo en el país. La gente quiere un cambio, quiere que el país avance, quiere pasar la página de la confrontación. Votar es una gran oportunidad no solo para lograr un cambio y transformación, sino también para alzar nuestra voz, rebelarnos frente al poder y protestar. La verdad es que lo que ha sucedido en los últimos tiempos, en términos de conciencia ciudadana, es un efecto de no rendición, de no claudicar frente a lo que está pasando. Además, hay un enorme deseo de unir a la familia venezolana, porque 25 años de chavismo y madurismo han causado la separación de las familias, con un éxodo al que nunca habíamos estado acostumbrados y eso ha generado un dolor muy grande. Creo que también hay un deseo de acabar con esa división o separación física familiar, lo cual ha logrado que la gente se vuelva a ilusionar.

Recapituló que luego que se logrará la unificación tras las primarias, tras la victoria de María Corina Machado, y a pesar de los obstáculos del régimen, como ocurrió en Barinas, fuimos capaces de presentar una opción a los venezolanos.

“Hoy tenemos como candidato a alguien que representa la imagen de un cambio pacífico, algo muy importante para los venezolanos. Que en Venezuela puede haber un cambio en paz, que un triunfo de la oposición no significa sacar una lista para cobrarle facturas a nadie y empezar a perseguir a los que antes nos han perseguido, sino que podamos pasar la página de la confrontación y lograr una gran unidad nacional. Creo que ese liderazgo lo representa alguien que, con su formación, ha logrado tener experiencia en términos de entendimiento y la importancia del acuerdo, de la negociación, de lograr que haya entendimiento a pesar de las diferencias y que los venezolanos puedan transitar hacia una democracia que realmente traiga prosperidad.

A su juicio, hay un sentido común entre los venezolanos sobre la importancia de esta elección, una conciencia de que somos una gran mayoría, tal vez como nunca antes en términos de la oposición venezolana, y que solo el voto puede generar una diferencia tan grande que la intención del régimen de mantenerse en el poder a la fuerza se vea desafiada por una nueva realidad política. Esa nueva realidad política requiere un proceso de acuerdo y entendimiento para que haya un cambio de gobierno en paz y con garantías para todos los actores.

Tambièn un elemento clave y son quizá las garantías al régimen de que no será perseguido en un eventual nuevo gobierno, pero para eso hay que trascender de las declaraciones públicas, de las entrevistas y comentarios en las redes sociales. ¿Ha habido conversaciones o negociaciones directas con el chavismo?

-Yo soy de los que cree, y así lo hemos creído en Primero Justicia, que el proceso de negociación es insustituible en Venezuela. Si aquí hay un desconocimiento de lo que cada quien representa es muy difícil llegar a acuerdos sobre el futuro del país. La tesis de que uno se impone al otro es equivocada y atenta contra el desarrollo del país y la paz social. El régimen, durante todos estos años, ha creído que puede acabar con la oposición a través de la persecución y la represión. Hoy, la oposición está no solo más consolidada, sino también más unida y con más apoyo popular que nunca. A su vez, ha habido sectores de la oposición que, cuando se ven con fortalezas, sienten que pueden arrasar con lo que representa un sector político que ya lleva muchos años teniendo el control de las instituciones y que ha tenido un respaldo popular importante en algunos momentos, y que lamentablemente ha usado esas instituciones y la fuerza pública para mantenerse en el poder. Por lo tanto, creo que el país reclama que exista una conciencia y madurez política para que quienes antes no se sentaban en una mesa se puedan sentar.

Por eso, a pesar de los costos políticos que pueda tener, asumimos con convicción el proceso de negociación en México, que trajo algunos acuerdos, pero hay uno muy importante: el acuerdo de Barbados. Este acuerdo, además, evidencia y reconoce por parte del régimen la inequidad electoral que hay en Venezuela y la cantidad de acciones necesarias para tener elecciones libres y transparentes. Lamentablemente, el mismo gobierno ha violado prácticamente todo el documento pero no debemos dejar de buscar una negociación seria, que comprometa a las partes y que dé garantías de paz y de transformación al pueblo venezolano. Creo que hay conciencia de esto en la oposición y que Edmundo garantiza que ese proceso pueda darse defendiendo los mejores intereses del país. Por eso, Edmundo González se ha convertido en una gran noticia, porque complementa el liderazgo fuerte, grande e importante de María Corina Machado y aglutina a sectores políticos que antes no podían sentarse en una mesa. Puede dar garantías a quienes estamos hoy confrontando en un proceso bien llevado, que permita que las garantías sean para todos por igual.

Falta realmente poco para la elección presidencial. Desde el gobierno se acusa a la oposición de no cumplir con los acuerdos. Aquí también entra la revocatoria de la invitación a la Unión Europea y el llamado que hizo el presidente Lula sobre la importancia del cumplimiento del acuerdo de Barbados y de la observación internacional, ¿qué tanto se puede hacer?

-Creo que lo que debemos hacer es tener una robusta observación ciudadana.

-¿Esa sería la última opción que tienen los venezolanos?

-No, creo que eso es lo que toca ahorita, en términos de nuestra organización política: una robusta observación que pida a los ciudadanos que están alrededor de los centros que, más allá de lograr tener a los miembros de mesa y los testigos, los monitores que necesitamos tener, tengamos gente que pueda acompañar el proceso, especialmente en lo que significa la auditoría presencial que se le hace al porcentaje altísimo de cajas que ya están. Creo que es importante exigir que esto sea público, que nosotros nos convirtamos en veedores, pero también debemos seguir presionando internacionalmente para que, en el tiempo que queda, se pueda dar la mayor cantidad de observación internacional posible. Creo que hay que fortalecer la labor de observación del Centro Carter y pedirle a la misión de expertos de la ONU que amplíe en números su participación.

Tal como lo dijo Lula, si queremos observación internacional, tenemos pedirle a la Unión Europea, como quedó expresado en el acuerdo de Barbados, que puedan venir y es inaceptable que, habiendo ya recibido una misión de 100 personas y habiéndose comprometido el régimen a eso, habiendo tenido el gesto de la Unión Europea con las autoridades del CNE que estaban sancionadas, que se haya evitado que pudieran estar y esto significa una sola cosa: miedo al resultado electoral que se pueda dar y una búsqueda de que la gente no participe debido a la desconfianza legítima que muchos venezolanos tienen sobre el Consejo Nacional Electoral. Creo que, en realidad, ha habido un mayor deseo de participar y eso se le ha revertido al gobierno y por eso, creo que son muchas cosas las que tenemos que hacer. Primero, nuestra labor como venezolanos dentro del proceso y como veedores del mismo. En segundo lugar, la presión al acompañamiento internacional y el fortalecimiento de la observación que ya está garantizada. Y en tercer lugar, exigir a los países libres del mundo, que tienen sus ojos puestos en este proceso, que haya una autorización a la Unión Europea para que pueda participar en este proceso.

Leer más en siguiente enlace: https://goo.su/m6iSuG